Sportbet - Apuestas deportivas en Ecuador

Noticias
  • El dia en que cambio el futboil Ecuatoriano

    Veinte años han pasado desde aquel 7 de noviembre del 2001, una fecha que marcó un antes y un después en el desarrollo del fútbol ecuatoriano. En aquella ocasión, con un imponente marco de hinchas en el Olímpico Atahualpa, la selección aseguró cupo a un Mundial por primera vez en la historia. Muchos años de frustraciones, decepciones y amargura llegaba a su fin con el icónico cabezazo de Jaime Iván Kaviedes. Momento bisagra en la evolución de nuestro balompié que catapultó a Ecuador en el mapa futbolístico.

    Una jornada irrepetible, llena de ansiedad y emoción en todos los que generan el mundo fútbol en Ecuador. Hinchas, periodistas, propios y extraños habían esperado una vida entera para sentirse mundialistas. El sueño estaba a punto de convertirse en realidad y romper una racha negativa que atormentó a varias generaciones. El coloso del Batán estuvo lleno cinco horas antes del inicio del partido. Era la época en la que no había numeración y se debía guardar puesto desde el mediodía. El juego inició a las 16h00 pero desde las 11h00 ya no cabía nadie en el estadio.

    Algo más de 50.000 ecuatorianos y ecuatorianas fueron los afortunados que amplificaron en el Atahualpa el sentir de todo un país por gritarle al mundo que iba a estar en el próximo Mundial. Ecuador necesitaba un empate para clasificar y Uruguay necesitaba una victoria, y como era de esperarse hubo drama. A los 43 minutos, Nicolás Olivera puso en ventaja a los visitantes, a través de un penal y la afición empezaba a caer en desesperación.

    Pero cuando corrían 72 minutos, se juntaron los tres de los mejores jugadores de esa generación: Agustín Delgado le cedió la pelota a Aguinaga y el 10 tricolor tiró un centro preciso para que Kaviedes, con el impulso de todos, infle las redes y termine el partido aunque restaba tiempo de juego. Los 18 restantes fueron una fiesta ecuatoriana. Una fiesta que se esperó una vida entera.